¿Quién es Alejandro Tomás?

Dietista Nutricionista en Bilbao

 

¿Te gustaría aprender a comer de forma adecuada para mejorar tus problemas de salud?

 

¿Necesitas que te acompañe en el proceso del cambio que mejore tu autoestima y salud para darle un giro a tu vida?

 

¿Quieres destacar en tu deporte optimizando las adaptaciones al entrenamiento?

 

¿No sabes que es lo que debería comer tu hijo y te preocupa su bienestar?

 

Si has respondido sí a alguna de las preguntas, estás en el lugar correcto.

 

Mi nombre es Alejandro Tomás, graduado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Alicante, colegiado nº EUS324. Dispuesto a ayudarte a mejorar tu calidad de vida y a hacerla más fácil.

Tengo más de 10 años de experiencia  en el campo de la salud. Una parte de mi formación (y pasión) en el mundo de la salud está relacionada con el ejercicio físico y otra con la nutrición.

Actualmente desarrollo mi actividad en mi propio centro de nutrición donde puedo trabajar con total libertad, sin imposiciones de ciertos productos o protocolos absurdos.

Como persona me encanta escuchar con atención a todos los que os acercáis a mi clínica y que os sintáis a gusto conmigo, me contéis con total confianza cómo es vuestro día a día, vuestros objetivos, miedos, experiencias previas para poder conoceros y apoyaros.

Como profesional trato de aplicar todo lo que sé para adaptarlo a tu estilo de vida y cumplir tus objetivos.

Primero estás tú. Mi objetivo como profesional es amoldar la ciencia a tu vida para que baile a tu favor.

Lo que mis pacientes más destacan de mí es la facilidad para llevar la dieta y lo que disfrutan comiendo dado la variedad y sabor de las recetas

 

Me parece muy bien, ¿pero quién eres?

“La ciencia es básicamente la inoculación contra los charlatanes.”

Neil deGrasse Tyson

A nivel profesional, tal y como he comentado anteriormente soy Dietista  Nutricionista Graduado por la Universidad de Alicante y Colegiado  nº EUS324.

Lo importante de esto es que no soy unos de los llamados “asesores nutricionales” o “coaches nutricionales”. Soy una persona formada con estudios universitarios serios.

Soy consciente del gran problema de intrusismo que sufre mi profesión y la mala fama no merecida que tenemos los nutricionistas por parte de muchos.

Entiendo que ahora mismo estés con el ceño fruncido, bien por que acabas de descubrir que Nutrición Humana y Dietética existe como carrera o bien porque ya has tenido malas experiencias con otros “nutricionistas” y te mantienes a la defensiva.

Sea cual sea tu situación te garantizo que el servicio que te ofrezco no es a lo que estás acostumbrado. Me encantaría demostrarte cuán rico puedes comer mientras cumples lo que te propones.

¿Quién dijo que no se puede comer un sabroso arroz mientras se quiere adelgazar?

Volviendo al tema de mi formación. A parte de los estudios universitarios he realizado multitud de cursos como formación complementaria.

Y así me mantengo de forma constante, la nutrición es una ciencia en constante evolución y que merece seguir de cerca. Mi compromiso contigo es ofrecerte el mejor tratamiento nutricional disponible basado en ciencia.

Previamente a la universidad realicé el TAFAD (Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas) en Valencia, y previo a este, TCAMN (Técnico Medio en Conducción de Actividades Físicas y Deportivas en el Medio Natural).

Lo entenderás todo mejor  a continuación.

¿Quieres ver testimonios reales de algunos pacientes?

¿Te apetece conocer mis servicios de nutrición más a fondo y cómo puedo ayudarte?

Cómo acabé con un centro de nutrición en Bilbao

(mi vida en detalle, solo apto para los más curiosos)

¡Quién me iba a decir a mí que terminará en la tierra de los levantadores de piedra que desde siempre me habían llamado la atención!

Todo comenzó a eso de los 15 años, un joven de unos 80 kg de peso corporal y poco más de 170 cm, fuerte para mi madre, gordo para el resto, terminando 4º de ESO y con tan pocas ganas de cursar Bachillerato como un pretendiente de mujeres y hombres de conocer la magnetoresistencia gigante.

Lo cierto es que nunca se me dieron mal los estudios, aprobaba todo sin una dificultad excesiva pero soy de los que cree que el sistema educativo actual te hace apático ante el aprendizaje.

Eran entonces los maravillosos años 2007, ¿qué iba a decir si dejaba de estudiar? No había trabajo ni para el mejor formado de la inmensa cola del paro.

En el mismo instituto donde cursé 4º de ESO ofrecían una Formación Profesional de Grado Medio que parecía divertida, el TCAMN. Me decanté por ella.

¡Bendita libertad!

Fueron los mejores dos años de mi vida por aquel entonces: rutas de bici, senderismo, correr, cuidado de caballos y monta… Una gozada.

Este Grado Medio me hizo amar el ejercicio físico y la naturaleza, comencé a curiosear con el entrenamiento de fuerza por mi parte y tratando de comer más sano.

Así es como un joven de 16 años comienza a formarse como de forma externa con cursos de entrenamiento y con libros de nutrición, desarrollo motriz, fisiología deportiva y un largo etcétera.

¿Hay algo más agradable que no dejar de descubrir cosas nuevas?

Así es como me lancé a realizar el Grado Superior de la misma rama, el TAFAD, con mucha más decisión de la que tenía al comenzar el Grado Medio.

Si en el TCAMN me lo pasé bien el TAFAD no sería diferente. Baloncesto, balonmano, hockey, béisbol, natación…

En este momento ya era totalmente adicto a mis dos pasiones: el ejercicio y la nutrición.

Entrenar entrenaba como nunca antes había entrenado, a las 06:00 ya sonaba el despertador, desayuno y a las 07:00 ya estaba en la sala del gimnasio dispuesto a entrenar hasta las 08:00.

A las 08:15 tocaba ir a clase, así que corriendo y cargado con mil mochilas allá íbamos, a practicar el deporte que tocase ese día.

Llegar a casa a eso de las 15:00, comer, siesta y… sí, de nuevo a entrenar.

Aprovechando los fines de semana para realizar cursos y leer, siempre ampliando fronteras y conocimientos.

Aprendí muchísimo, no todo veraz, pero de nada se aprende más que de los errores.

Al acabar el TAFAD vino la gran muralla. ¿Trabajar? ¿Seguir estudiando rumbo a la universidad?

Lo cierto es que nunca me había imaginado en la universidad, ¿valdría yo para eso?

Parece ser que sí. En caso contrario no estarías leyendo esto.

Me gradué en Nutrición Humana y Dietética aprendiendo más por escéptico que por crédulo. Desconfié de todo lo que me contaban y me formaba por mi cuenta en los pocos ratos libres que el plan Bolonia le deja al estudiante.

Me levantaba una hora antes de lo que debería para poder leer algo de forma “extracurricular” y generar más preguntas que respuestas.

Por supuesto durante los 4 años de carrera seguí formándome de forma complementaria: congresos, conferencias, charlas…

Y de nuevo el vértigo. ¿Qué hacemos al acabar?

Afortunadamente me salió trabajo de mi gran hobbie, el Crossfit. Eso sí, en Guipúzcoa.

Comencé a trabajar como entrenador de Crossfit, además de llevar la nutrición de las personas que allí entrenaban.

Un año después, decidí darle un giro a mi vida. Emprender mi propio camino creando mi propia clínica de nutrición.

Y aquí estamos ahora, en Bilbao, con mi propio centro de nutrición, disfrutando de los paisajes (del clima quizás no tanto) que Euskadi ofrece, desarrollando lo que mejor sé hacer y con lo que más disfruto:

Ayudar a las personas a través de su alimentación para poder cumplir sus metas y aprender  a disfrutar de una vida con salud

Si quieres aprender a comer y empezar a conseguir los objetivos que deseas con mi ayuda, puedes solicitar una cita rellenando el siguiente formulario.